Blog

Blog de XtremeGrow: El día a día del mundo del autocultivo de marihuana

Cannabinoides y Sistema Endocannabinoide

La marihuana  o Cannabis sativa  originaria de Mongolia, convive con nosotros desde casi el inicio de nuetros días. El emperador chino Shen Nung, descubridor del té y la efedrina, constató los efectos terapéuticos que poseían los extractos de las flores del Cannabis en el tratamiento de la malaria o el 

estreñimiento, también se describían otros efectos que tenían mas que ver con sus propiedades psicotrópicas.

Existen varios tratados de la medicina tradicional árabe donde también se describen propiedades antiepilépticas, diuréticas, antieméticas, antiinflamatorias, analgésicas y antipiréticas, entre otras. Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX cuando el cannabis comenzó a emplearse en la medicina occidental, en Estados Unidos e Inglaterra, como tratamiento contra las infecciones tanto bacterianas, cólera y el tétanos, como víricas. Fue entonces cuando suscitó interés entre la comunidad médicocientífica, que en 1960 consiguió aislar la estructura química de sus componentes activos, los cannabinoides. 

Gracias a ese descubrimiento, hoy en día sabemos que los cannabinoides actúan en el organismo a través de receptores específicos que son normalmente activados por una familia de moléculas denominadas endocannabinoides que interactúan del mismo modo que lo hacen una cerradura y su llave, un sistema de comunicación intercelular. Una versión evolucionada de un sistema ancestral de comunicación existente entre las células de las plantas.

SISTEMA ENDOCANABINOIDE

El sistema endocannadinoide, descubrierto por Howlett y Johnson en 1988, marcó una gran diferencia desde entonces en el uso terapéutico de los cannabinoides.

Si existían receptores para los cannabinoides deberían existir moléculas sintetizadas por nuestro organismo que desencadenasen funciones celulares específicas al unirse a estos receptores, y efectivamente las había.  Éste sistema regula la neurotransmisión en numerosas regiones del sistema nervioso central, encargado de percibir estímulos procedentes del mundo exterior, procesar la información y transmitir impulsos a nervios y músculos, incluyendo areas relacionadas con del aprendizaje y la memoria, la emoción, el comportamiento adictivo, la alimentación, el metabolismo o el dolor. 

Estos y otros estudios han demostrado que los endocannabinoides producidos y liberados por nuestro sistema nervioso pueden favorecer la plasticidad sináptica, una propiedad esencial de nuestro sistema nervioso para procesar y almacenar la información que proviene de nuestro entorno, y como los endocanabinoides actúan en nuestro organismo, con sus propiedades terapéuticas o psicoativas.

THC

La marihuana es la única especie del reino vegetal que de manera bien establecida produce cannabinoides, moléculas bioactivas de la cual reconocemos más de setenta variedades diferentes. Aunque no se han estudiado con detalle las propiedades farmacológicas de la mayoría de estos compuestos, el más conocido es el THC (tetrahidrocannabinol) , principal responsable de las propiedades psicoactivas del Cannabis.

El THC fue aislado por Gaoni y Mechoulam en el año 1964 y hubo que esperar dos décadas hasta que se descubrieran los principios activos de la marihuana y sus efectos psicotrópicos a través de la activación de receptores presentes en las células nerviosas.

El THC es el cannabinoide más importante  del Cannabis tanto por su alta concentración en planta como por su elevada potencia de acción. Otros cannabinoides como el cannabinol y el cannabidiol pueden aparecer así mismo en niveles significativos en la planta y sus preparados, pero su potencia de acción es muy reducida. Sin embargo, el THC tiene varios efectos adversos tales como ansiedad, depresión o pérdida de memoria, entre otros no deseados.

El cannabidiol, CBD, es un producto derivado del ácido cannabidiolico, y posee una gran variedad de propiedades farmacológicas, con ensayos clínicos que refuerzan su posible utilización en el tratamiento médico gracias a sus propiedades ansiolíticas, antirreumáticas, antipsicóticas, antiinflamatorias, antifúngicas y antibacterianas, que le otorgan un gran potencial terapéutico y además, reduce los posibles efectos adversos no deseados del THC.

RECEPTORES CANNABINOIDES

Hasta la fecha se han identificado dos tipos de receptores cannabinoides, los CB1 y los CB2. Estos receptores se unen con alta afinidad al ingrediente psicoactivo de la marihuana, el THC y se diferencian en el modo de transmitir la señal y en su distribución en los diferentes tejidos. La mayor parte de los efectos de los cannabinoides, sobre el sistema nervioso central y en diversas localizaciones periféricas, están mediados por el receptor CB1. 

El THC, encaja parcialmente con ambos receptores de cannabinoides CB1 y CB2 y actúa sobre otras moléculas, ejerciendo un potente efecto antiinflamatorio, analgésico, relajante muscular y antiespasmódico.

Un equipo de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha demostrado que los cannabinoides producidos y liberados por nuestro sistema nervioso son esenciales en el funcionamiento de la corteza cerebral, ya que favorecen la plasticidad sináptica, conexión que se crea cuando las neuronas establecen comunicación entre si y que modula la percepción de los estímulos, la de los procesos de la memoria y los del aprendizaje.

REFLEXIONES CANNABICAS

En conclusión queda avalada la certeza científica de que tenemos unas cerraduras esperando a unas llaves que estan en nuestras manos para que las utilicemos en beneficio propio, mejorando nuestra calidad de vida ya sea con sus propiedades terapéuticas o psicoactivas. Debemos seguir apoyando la investigación en este campo para poder obtener todo lo que esta planta nos tiene que ofercer, a la que parece que ya estábamos predestinados, la reivindicación por la que llevamos tantos años luchando nos viene impulsada desde nuestra esencia mas primitiva.

De un modo u otro compartimos esa conexión ancestral, esto nos hace remontarnos a el origen de la vida en si misma y hacernos recapacitar de donde venimos, si somos dignos herederos de este planeta que no escuchamos y estamos destruyendo, y lo último y no por ello menos importante ¿hacia dónde vamos? Ese es una respuesta que aún está por descubrir, si nos dejan explorar....

¿Te ha resultado útil?SINO

Quiza te interese...

Categorias