Blog

Blog de XtremeGrow: El día a día del mundo del autocultivo de marihuana

Cosecha, Secado y Curado

Cosecha

1r paso

Lo primero que debemos hacer antes de cosechar es no abonar entre 7 y 10 días antes de la cosecha. La acumulación de sales y nutrientes que existe en las hojas de nuestras plantas le confiere sabor metálico y a fertilizante. Riega solo con agua, así arrastraras todos esos nutrientes fuera del medio de cultivo. Existen también a vuestra disposición variedad de productos especiales para ello que aceleran el aclarado de fertilizantes acumulados, como por ejemplo el Ripen o FloraKleen de GHE, o Canna flush de Canna. Entra en nuestra web y descubre toda la variedad que tienes disponible para elegir.

2º paso

Si durante las dos últimas semanas se ha aplicado algún tipo de abono o protección foliar, que no es lo que te recomiendo, rocía a fondo las plantas con abundante agua para lavar estos residuos lo antes posible. Agita los cogollos con suavidad para liberar ese exceso de agua que pueda quedar después del rociado. Si por otro lado ves que el moho puede afectar a tu cosecha por tus condiciones, mejor no rocíes las plantas, más vale una cosecha medio perfecta, antes que nada, aunque todo se puede conseguir.

3r paso

Muchos cultivadores están de acuerdo y afirman que aportando 24h de oscuridad total antes de la cosecha, los cogollos están un poco más resinosos. Eso ya es decisión tuya si quieres probar o no, aunque el resultado final prácticamente será el mismo.

4º paso

Lo que si te aconsejo es que coseches por la mañana, es cuando el contenido en THC está en su punto máximo. Puedes hacerlo cortando la planta entera desde su base, o rama a rama, que es la opción que yo prefiero, ya que al cosechar la planta entera el proceso de secado y curado se ralentiza por toda la humedad que queda en las ramas y tronco de la planta que se tiene que eliminar junto a los cogollos, sin embargo, haciéndolo rama a rama, solo cosechamos nuestros preciados cogollos y el nivel de humedad presente se reduce radicalmente. Otro punto, no hace falta si se cosecha la planta entera colgarla boca abajo para que la resina fluya, ya que eso es un mito, la resina una vez formada en nuestras flores no se mueve de ahí, pero si igualmente te es más cómodo colgarla hacia abajo no pasaría nada.

5º paso

Para cosechar ya sea la planta o rama a rama, empieza por retirar las hojas más grandes uno o dos días antes de cortar del todo las plantas. Te resultará más cómodo para luego cuando manicures las plantas. Para el manicurado, elimina las hojas más pequeñas cortándolas con unas tijeras de punta fina o una podadora, las cuales tienes un amplio mercado con muchos modelos diferentes que te pueden ser prácticos, consúltalos en nuestra propia web y verás. Ten cuidado con la manicura de tocar lo más mínimo las flores para que no se pierda prácticamente resina. Corta las hojas grandes por donde se unen al tallo. Y luego recorta las hojas más pequeñas que hay alrededor del cogollo de manera que te quede bonito, limpio y cargado de resina.

Con unas tijeras de punta fina te será muy rápido y practico para realizar un buen manicurado. Si puedes realizar el manicurado sobre una malla fina, o recipiente donde todos los restos puedan caer ahí, de manera que cuando termines podrás aprovechar todos esos restos que también están cargados de resina para poder hacerte tú mismo una buena extracción ya sea de hachís o BHO por ejemplo. Así no desperdiciaras nada de nada. Utiliza también unos guantes sencillos de vinilo por ejemplo y retira también al finalizar toda la resina que quede en las puntas de los dedos y obtendrás un excelente “finger hash”. Puedes ponerlos unos minutos en el congelador para que te sea más fácil separar la resina del guante. De la misma manera puedes también retirar la resina que se va acumulando en las hojas de las tijeras y unirla a la de los guantes para mayor resultado. Si vas a realizar la manicura a mano con tijera planea bien tu tiempo y organízate, ya que según la cantidad que tengas, es un proceso lento que puede tardar.

Secado

Después de la cosecha, nos toca secar bien todos nuestros preciados cogollos que tanto esfuerzo ha costado conseguir. El secado es muy importante y la mayoría de veces queremos correr tanto para degustar nuestra cosecha que después de todo el esfuerzo que nos ha costado lo echamos a perder con las prisas. El secado es el proceso por el cual el THC se convierte de su forma ácida, cruda y no psicoactiva que tenemos nada más cortar a su forma neutral psicoactiva.

Al cortar la marihuana es fresca y verde y no es muy potente, al secarla el 75% o un poco más del volumen se convierte en vapor de agua y otros gases. Al cortar una planta o una parte de ella, el transporte de fluidos continua en el interior de la planta, pero a un ritmo más lento. Los estomas se cierran poco después de la cosecha, y el secado se ralentiza ya que se escapa poco vapor de agua. Las células externas son las primeras en secarse, pero el fluido aún continúa moviéndose desde las células internas para proporcionarles humedad.

Cuando este proceso tiene lugar correctamente, las plantas se secan de manera uniforme. Eliminar las hojas grandes y tallos como comentábamos anteriormente acelera el proceso de secado, ya que si cosechamos y secamos la planta entera tenemos todo este exceso de humedad que también tendrá que secarse para que lleguen al punto correcto las flores. Si los cogollos se secan demasiado rápido, la clorofila y otros pigmentos, el almidón y los nitratos quedan atrapados en los tejidos de la planta, haciendo que tenga mal sabor, a verde, y una mala combustión también. Así que no corras, proporciona un buen secado para luego llegar ya a tu último paso de curado y disfruta de un sabor autentico y real de lo que tú mismo has conseguido. Para poder controlar la humedad y temperatura en tu proceso de secado tienes un amplio catálogo de extractores, termo-higrómetros, deshumidificadores, artículo muy importante en el caso que necesites secar mucha cantidad, ya que la humedad de tu sala aumentara considerablemente.

Echa un vistazo y elige el que mejor te funcione. Para los mejores resultados, deberás mantener una temperatura entre 18-24ºC y una humedad entre 45-55%, por encima del 80% te retrasará el proceso. De igual manera si esta está por debajo del 30-40% proporcionará un secado demasiado rápido e ineficaz. Nunca seques la cosecha en el mismo cuarto dónde tengas un cultivo en marcha ya que se elevará mucho la humedad del ambiente. Intenta sepáralo, o en un cuarto individual o en un armario de cultivo solo para secado con una malla vertical, tu extractor y termo-higrómetro. Un buen consejo es que muevas tus cogollos a diario ya los tengas en cajas o en una malla, dales media vuelta a todos cada día o cada dos, para proporcionar un secado y aireado uniforme. El tiempo de secado oscila entre 5 y 7 días, aunque se puede alargar otros 5 días más aproximadamente si tienes flores o porras muy densas y grandes.

Sabrás el punto correcto para pasar a la fase de curado cuando dobles los tallos de tus cogollos, si se quiebra y cruje en vez de plegarse será el momento perfecto. Presiónalos también y veras que cogen una textura esponjosa pero un poco crujiente a la vez. Siempre recuerda mantener tu cosecha secando en un lugar oscuro totalmente, porqué la luz es otro factor que biodegradará más de la cuenta tus plantas.

Curado

El curado es el proceso que permite que tus cogollos sigan secándose lentamente y hace que el THC se vuelva psicoactivo prácticamente. Le daremos el acabado final a nuestra cosecha para poder disfrutar de ella de la mejor manera. Una vez hemos secado las plantas, estas aun contienen un ligero porcentaje de humedad que es la que conseguiremos acabar de eliminar con el curado. Para ello coge toda tu cosecha y guárdala herméticamente a poder ser, y a oscuras. Los botes herméticos de cristal con junta de goma por ejemplo son los mejores.

Evita las bolsas de plástico a no ser que sean bolsas barrera, las reflectantes anti detección, esas si son herméticas pero no el resto. Una vez guardado todo, la humedad que pueda quedar se desplazara a las partes más secas de tus flores proporcionando éste secado final uniforme. Abre una vez al día unos minutos los botes o bolsas o recipiente que uses para el curado para ayudar a que la humedad que vaya quedando se disipe. El proceso de curado debería finalizar entre 7 y 12 días aproximadamente. A partir de ahí ya puedes almacenar tu cosecha finalizada e ir disfrutando de ella cuando te apetezca.

Al almacenar ya todos tus cogollos, estos empezarán ahora a coger sabor, mantener textura y el THC y el CBD estarán en su punto. Si le da la luz o el recipiente no es hermético estos se oxidarán y se degradarán. Cualquier duda que tengas, no dudes en consultar-nos lo que necesites, te aconsejaremos lo mejor que sepamos.

¿Te ha resultado útil?SINO

Quiza te interese...

Categorias