Blog

Blog de XtremeGrow: El día a día del mundo del autocultivo de marihuana

Fase de Floración

FASE DE FLORACIÓN

Si somos cultivadores de interior, una vez tengamos nuestras plantas con la altura adecuada y con un sistema radicular fuerte y sano, y a la vez creamos que es el momento de producir cogollos en ellas, tendremos que cambiar el régimen horario a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad total. Este régimen horario hace que las plantas experimenten un cambio en la química hormonal interna que provoca otro tipo de crecimiento destinado a la formación de flores.

Es importante que el régimen sea estricto y que la noche sea cerrada, la polución de luz durante la noche afecta a la formación de flores. Un periodo diurno más largo provocaría confusión evitando la floración y uno más corto puede acelerar el proceso, pero consiguiendo una menor producción de flores.

En exterior, nos veremos condicionados por la época del año en la que nos encontramos, en España generalmente es alrededor de principios / mediados de agosto cuando empiezan a florecer. Las plantas a los 7-14 días de esta fase dan lugar a la formación de las primeras flores. Durante estas dos primeras semanas las plantas siguen creciendo a la vez que se preparan para formar cogollos, las ramas cogen rigidez y las raíces dan su último estirón por lo que es aconsejable seguir con el estimulador de raíces hasta la segunda semana de flora.

Con la aparición de dichas flores podremos sexar las plantas distinguiendo los racimos de flores machos de los cogollos de las flores hembras. Si cultivamos buenos clones o si cultivamos semillas feminizadas, contamos con un 99,9% de probabilidades de que sea una planta hembra, por lo que no será necesario sexarlas. Esto no quiere decir que no debamos tener un control riguroso y periódico de nuestros tallos ya que un inapreciable error durante el proceso de cultivo puede estresar nuestras plantas y hacer que revelen hermafroditismo,

¡Podrían generar alguna flor macho y polinizar una parte de nuestra sala! Es muy importante dedicar un cariño y atención especial en atender debidamente a la marihuana, diariamente debemos mirar sus hojas y flores a fin de prevenir cualquier alteración negativa como son plagas y flores machos.

Una vez determinado el sexo apartaremos los machos del sistema lo que permitirá a las hembras restantes disponer de más espacio. Los machos pueden ser utilizados para fabricar polen con el que obtener nuevas semillas, y son los breeders los que utilizan estas técnicas para hacer todo tipo de combinaciones genéticas. Ellos generan nuevas cepas y semillas regulares, autos o feminizadas que seguidamente encontraremos en el mercado.

Las hembras generarán flores de forma continuada llegando a formar grandes cogollos. Cuando pasamos a floración, conviene abonar con un fertilizante adecuado, siempre utilizando las tablas del fabricante para no sobre fertilizar. Esto estimulará la producción de yemas en los tallos de la planta. Por lo general los machos se delatan antes que las hembras. Si las flores no han aparecido a las dos semanas puede ser porque la noche no es totalmente oscura, o por un exceso de nitrógeno, o falta de fósforo. Revisa bien el PH y la EC del agua de riego para comprobar que todos los parámetros son los adecuados para el cultivo. Un PH y/o EC inadecuados pueden alterar la aportación de comida a las raíces y desequilibrar el crecimiento normal de nuestras plantas.

Una vez las hembras empiezan a florecer, no cesan de producir flores que se agrupan en racimos, junto a las flores crecen hojas tiernas de una sola punta desarrollada de distinta apariencia que las que crecían en la fase anterior.

Los cogollos se ven formados por flores y brotes tiernos que pronto se verán recubiertos de unas glándulas transparentes y diminutas que darán un aspecto escarchado a la flor llamados tricomas. Los tricomas son las glándulas de resina que aparecen en los cogollos. Los cogollos alcanzan un tamaño prácticamente definitivo a los treinta días de la aparición de las primeras flores y después empezarán a madurar durante unas dos semanas más.

El proceso de floración dependerá siempre de la genética que hayamos escogido, las genéticas más rápidas pueden tener floraciones de 35/45 días y suelen ser de predominancia indica, sin embargo, hay otras genéticas que alcanzan floraciones de 120/150 días que coinciden por ser de predominancia sativa.

A medida que pasan las semanas, la planta absorbe grandes cantidades de nutrientes que sintetiza y envía hacia las puntas, y es en este momento cuando tenemos que aportar adecuadamente una buena mezcla de fertilizantes, estimuladores y potenciadores de la floración.

En el momento en que madura una flor sin haber sido polinizada, los pistilos se secan volviéndose marrones, el cáliz se hincha y se cierra. Las glándulas estarán completamente llenas de cannabinoides y algunas pasarán de tener un color traslucido a tener un color ocre. La observación es vital para determinar la maduración y siempre es aconsejable contar con una lupa de aumentos para poder ver el color de los tricomas de nuestras plantas. Nuestra planta estará lista y madura para su cosecha cuando los tricomas tengan un color ámbar. Esto suele coincidir cuando la mayoría (70%/80%) de pelillos blancos llamados pistilos se vuelven marrones y el crecimiento de flores nuevas casi se ha detenido, es apreciable a simple vista y no necesitaremos la ayuda de una lupa, pero es inexacto.

Si se rebasase mucho el madurado, el contenido de THC se podría ver degradado y oxidado creando contenidos elevados de CBD dando efectos narcóticos y sedantes. Si la planta no fuese recogida acabaría muriendo y los tricomas sufrirían una total degradación. Por lo contrario, si cortamos la planta en un estado poco maduro, puede verse mermado el contenido de Cannabinoides ya que hasta los últimos días no cesan de producirlos y estos pueden tener un mayor efecto psicodélico.

El punto exacto de maduración lo establece el plantador según la experiencia y necesidades.

Las semillas de calidad especifican las características y peculiaridades de cada planta, una de las más importantes es la duración del periodo de floración, así como la cantidad de THC y/o CBD que generan.

Una vez hayamos completado el ciclo de floración, tendremos que cosechar los cogollos de nuestras plantas, tendremos que manicurarlos, secarlos y si no eres de los que tienen prisa también los curaremos para disfrutar de aromas, olores y colocones perfectos, pero esto os lo explicaremos en próximos posts…

¿Te ha resultado útil?SINO

Quiza te interese...

Categorias