Blog

Blog de XtremeGrow: El día a día del mundo del autocultivo de marihuana

Historia de la Marihuana

Los humanos evolucionamos y viajamos con el cáñamo casi desde el comienzo de los tiempos. El uso del cannabis es más antiguo que la escritura. Es parte de nosotros y siempre lo ha sido. Se extendió a partir de Asia Central después de la última glaciación y llegó a todo el planeta de la mano del hombre. La localización exacta del origen del cannabis permanece todavía indeterminado. De Candolle (1967) afirmaba que el cannabis sólo aparece de forma silvestre al sur del Mar Caspio, en Siberia. También sugería que habría sido cultivado por primera vez al sur de Siberia. La Indian Hemp Drugs Commision Report (1893 – 1894) identificó una vasta área que incluía las laderas orientadas al sur del Himalaya, desde Cachemira a través de Nepal y el Noroeste de la India, como la región donde se daba al crecimiento espontáneo del cannabis.

Origen del Cannabis

El cannabis, planta de floración anual y de uso ancestral es originaria de Mongolia y la zona sur de Siberia, es una planta dioica, es decir, que hay plantas machos (polen) y plantas hembras (óvulos), de la cual originalmente se conocían dos subtipos: Cannabis sativa (marihuana) y Cannabis sativa L. (cáñamo); ambos utilizados por las grandes civilizaciones de la Antigüedad.

Actualmente, por las características físicas de la planta y por su efecto, se sugieren tres subespecies:

  • Cannabis sativa sativa, con altas cantidades de tetrahidrocannabinol (THC), de efecto estimulante y utilizada contra la depresión, la fatiga y los trastornos del ánimo en general.
  • Cannabis sativa indica, posee concentraciones equilibradas de THC y cannabidiol con efectos sedativos y relajantes, usada contra la ansiedad, el insomnio, el dolor y los espasmos musculares.
  • Cannabis ruderalis (CBD) , baja en THC y alta en CBD, un compuesto no psicoactivo, por lo que actualmente se ha considerado candidata para la producción de medicamentos sin los efectos colaterales de las dos anteriores.

Usos del Cañamo

El empleo del cáñamo en la elaboración de prendas de vestir, cuerdas, papel, cerámica, aceites y alimentos tiene más de 5.000 años; así lo constatan vestigios de tela hecha de fibras de cannabis encontrados en China, donde usaban el término chino "ma", para denominar a el cáñamo. Se cree que los exploradores chinos llamaban a la flor del cannabis "ma ren hua", que significa “flor de semilla de cáñamo”. Su uso ha variado dependiendo de la cultura que lo utilizó, que va desde la producción de cuerdas hasta el uso medicinal o recreativo. También comenzó el interés médico por el Cannabis sativa, desde la medicina tradicional antigua hasta nuestros días. La aplicación del cannabis medicinal se puede observar en códices de la antigua China (2727 a. de C.) o en plantas de marihuana encontradas en tumbas de las regiones sur de Siberia y noroeste de China, donde se encontró en 2003 una canasta de cuero llena de fragmentos de hoja y semillas de cannabis al lado de un shaman momificado, de unos 2.500 a 2.800 años de antigüedad lo que sugiere que esta planta pudo haber formado parte de rituales religiosos y entierros.

El Viaje de la marihuana

El Vaije de la Marihuana

Tras extenderse por China, la marihuana llegó a Corea y a la India. donde se usó para textiles, como fuente de alimentos y medicinalmente. En el 1400 a. de C. se extendió el cultivo a Oriente Medio. Los escitas, un pueblo nómada indoeuropeo, llevó el cannabis al sur de Rusia y a Ucrania, y de ahí se propagó a Europa. Hay escritos en los que ya se relatan rituales con cannabis donde no cabe duda que los enterramientos entre los escitas se convertían en verdaderas fiestas extáticas cuyos shamanes, llamados kapnobatai, los que caminan sobre el humo o las nubes, quemaban flores de la planta para inducir estados de trance. El consumo de cannabis no solo era ritual, se utilizaba cannabis en ceremonias fúnebres pero también existía un empleo lúdico de la marihuana tanto entre hombres como mujeres como describe el historiador griego Heródoto, (484-424 a. de C.)

Los escitas toman la semilla del susodicho cáñamo, se deslizan bajo los toldos de lana y, acto seguido, arrojan la semilla sobre las piedras candentes. A medida que la van arrojando, la semilla exhala un perfume y produce tanto vapor que ningún brasero griego podría superar semejante cantidad de humo. Entonces los escitas, encantados con el baño de vapor, prorrumpen en gritos de alegría. Esto les sirve de baño, pues resulta que jamás se lavan el cuerpo con agua.

(Heródoto, Historia IV, 75, 1-2). .

Entre los científicos griegos nos encontramos a Dioscórides, médico particular del emperador romano Nerón (del 20 al 90 d. C.) nacido en Asia Menor. Durante las campañas militares, Dioscórides coleccionó y estudió las plantas que iba encontrando. Fue el autor de la primera farmacopea basada en plantas medicinales, “De Materia Medica”. Identificó cada una de las plantas listadas según hábitat y los nombres por los que eran conocidos; se describía los rasgos peculiares de la planta, la sintomatología y las prescripciones (las bondades de la planta). Más de 600 especies de plantas catalogadas en el que aparece el cannabis, escribió que no sólo era buena para hacer sogas, sino que el jugo de sus semillas era beneficioso para tratar los dolores de oído y disminuir los deseos sexuales. Habla del cáñamo, y de las visiones y alucinaciones placenteras que provoca. Es la primera vez que el cannabis se describe como un remedio médico en un texto médico occidental. Dioscórides fue quien dio nombre a la planta, Cannabis sativa.

Los musulmanes introdujeron el cáñamo en España con la finalidad de producir papel a partir de la elaboración una pasta a base de celulosa de morera y cáñamo y es aquí donde adquiere una gran importancia cultural. Gracias a ello se intensificó el interés por la elaboración de textiles, vestimenta y cordelería. Así mismo el cultivo y el consumo de marihuana eran una práctica común entre las culturas, por lo que pasaban de una a otra generación sin ninguna restricción, las fuentes árabes que hablan del cáñamo ofrecen datos suficientes para afirmar que existió un proceso de transmisión de conocimientos agronómicos y usos etnobotánicos de la planta desde las culturas preislámicas al mundo árabe-islámico oriental, magrebí y andalusí. Inventaron lo que hoy en día se conoce como Hashish, ya que su religión no les permitía ingerir alcohol, que viene del árabe hasis (cáñamo), el cual se expandió por Persia y el Norte de África durante el siglo XII.

El primer contacto de América con el cannabis fue a través de Cristóbal Colón, valiente navegante y aventurero, portaba en sus embarcaciones toneladas de velas y cuerdas hechas de cáñamo. Se pueden observar hojas de marihuana en el monumento a Colón en Barcelona, gracias a él esta planta, que fue uno de los pilares de la industria naval en la Edad Media, llego a cruzar el Atlántico con la idea de producir textiles para levantar la economía. Fue así como los indígenas americanos comenzaron el cultivo y el procesamiento de la marihuana, que llevaron hasta Mexico, así la marihuana se incorporó como medicina espiritual de los chamanes. Alrededor del siglo xix, la medicina popular se realizaba a través de curanderas a las que se les llamaba ‘Marías’ o ‘Juanas’, de donde se cree que surge el termino ‘marijuana’. Finalmente, el cannabis llegó a Estados Unidos a principios del siglo XX, procediendo del sudoeste de México, traído por los inmigrantes huidos del país durante la Revolución. Fue a principios de la década cuando comenzó a prohibirse el uso de la marihuana por medio de una serie de leyes estatales y locales hasta que finalmente se prohibió definitivamente su uso y venta en 1.937 en Estados Unidos y en 1.928 en el Reino Unido, terminando con miles de años de libertad como planta terapéutica.

En la actualidad, el gobierno estadounidense clasifica en la misma lista de sustancias prohibidas a la marihuana, la heroína, el LSD y el éxtasis. Sin embargo, en los últimos años, el apoyo a la marihuana ha aumentado a nivel nacional en Estados Unidos con su legalización a nivel terapéutico en 32 de sus estados. Además, algunas naciones, como sucede en los Países Bajos, han despenalizado la posesión de marihuana en cafeterías. En el año 2001, Portugal se convirtió en el primer país europeo en suprimir, oficialmente, las penas criminales por posesión personal de medicinas, incluyendo la marihuana entre ellas.

En la última década un gran número de estudios científicos han probado los beneficios médicos del consumo de marihuana para aliviar el dolor, inducir al sueño, estimular el apetito, como analgésico, y antiinflamatorio confirmando, así, lo que nuestros ancestros ya sabían hace miles de años.

Miles de años de historia y libertad de esta planta que nos acompaña desde el inicio de nuestros dias y unos pocos de prohibiciónismo han elevado esta planta al digno lugar que se merece. Es tarea nuestra recuperar lo que nos ofrece.

¿Te ha resultado útil?SINO

Quiza te interese...

Categorias