Blog

Blog de XtremeGrow: El día a día del mundo del autocultivo de marihuana

Montaje de un cuarto de cultivo

Paso a Paso

Primer paso

Lo primero de todo a tener en cuenta es que tienes que preparar el cuarto y terminarlo antes de introducir las plantas. Un cuarto de cultivo en construcción sería fatal, porque tendrás un entorno perfecto para plagas, humedades, filtraciones de olores, ruido o luz, etc.
Por lo tanto, primero de todo deja tu cuarto montado y terminado como si de un laboratorio se tratara y podrás trasladar tus queridas plantas y cultivarlas con los mejores resultados. Para empezar, elige un espacio dentro de lo que tengas disponible en el que no se circule demasiado, un rincón o una habitación que no le des uso estaría bien. Con un techo mínimo de altura 1,5mts y dos metros cuadrados de superficie seria lo mínimo útil que podrás usar, si es más mejor ya que te cabrán más plantas y tú también tendrás más espacio para trabajar.

Segundo paso

Cerrar el cuarto, vacíalo por completo, que no te quede nada que puedas albergar hongos o polvo. Deja las paredes peladas, sella todas las grietas que pueda haber del tiempo que suelen aparecer por las cuales se cuelan insectos y demás, y dale una capa de pintura si puede ser, blanco, y te quedara un cuarto cerrado, sellado y perfecto para empezar. Asegúrate también de que la luz no sale al exterior, si hay ventanas habrá que sellarlas también y taparlas bien para que no se cuele nada de luz, olor, o plagas. Séllala de manera que tampoco se note mucho, que desde fuera si hay visibilidad quede disimulado.

Tercer paso

Una vez con las paredes limpias, selladas y pintadas, cúbrelas lo máximo posible con una lámina reflectante para que puedas aprovechar al máximo la refracción de luz de tus lámparas, aprovecharas todo lo que puedas esos lúmenes preciados y te servirá de gran ayuda para poder alcanzar las partes más bajas de las plantas donde normalmente cuesta que llegue más la luz sobre todo una vez estamos en la fase de floración donde la densidad vegetal del cuarto aumenta y los zonas más bajas van quedando más tapadas. Un consejo es utilizar Mylar, es de lo mejor para reflectar esa luz que tanto se necesita. Echa un vistazo a nuestra web y encontrarás varios tamaños y modelos para elegir, y si necesitas ayuda no dudes en contactar con nosotros.

Cuarto paso

La ventilación de nuestro cuarto de cultivo es importante. A pesar de que el suministro de aire fresco y la circulación constante son esenciales, a menudo resultan inadecuados. Debe haber al menos una toma de aire fresco. Puede ser una ventana, una puerta abierta o un conducto que dé al exterior. Un extractor con salida al exterior o que empuje aire nuevo a través de una puerta abierta suele crear un flujo adecuado de aire. Y un ventilador oscilante también nos proporciona una buena circulación de éste. Ten cuidado que no sople muy fuerte, ni directamente a las plantas ya que podría resecarlas o quemarlas, y que no se mantenga en una dirección fija.
Intenta siempre colocar el extractor en la punta opuesta a la intracción para poder generar un buen flujo de aire, y que el extractor se sitúe en la parte alta del cuarto y la intracción lo más baja posible, ya que así el aire fresco empujará el caliente hacia arriba para que el extractor se lo lleve con facilidad.

Quinto paso

El agua es un elemento a tener en cuenta importante, porqué cuanto mayor sea tu cuarto de cultivo más agua consumirá. Aproximadamente unos 9m2 de superficie pueden llegar a consumir hasta 180litros en una semana. Haz tus cálculos aproximados para tener en cuenta tu gasto. Lo mejor siempre es usar agua destilada, o en garrafas o colocándote en un grifo de casa un sistema de osmosis inversa que te permita obtener de ahí los litros que precises. Si tienes suerte y el agua que llega a tu hogar contiene un EC muy muy bajo de prácticamente 0 cosa muy difícil de encontrar, podrías ya utilizar directamente esa agua sin necesidad de filtrarla por osmosis.
Para el riego, uses el sistema de cultivo que uses, lo mejor es que te hagas con un contenedor para realizar tus caldos de cultivo perfectamente, podrás preparar los litros que necesites, ajustar pH y EC antes del riego y lo tendrás todo controlado al milímetro. Con una bomba de agua en el tanque y una lanza manual podrás regar sin dificultad llegando a todas las macetas más alejadas.
O si por otra parte utilizas riego por goteo, solamente con la misma bomba de agua en el tanque y derivando desde ella tu sistema de tuberías y goteros para todas tus macetas, lo tendrás más automatizado. Si hechas un vistazo a nuestra web encontraras todo lo que necesitas para regar, preparar soluciones y automatizar todo lo que precises para tu preciado cuarto.

Sexto paso

Pasamos a la iluminación de nuestra sala. Es un punto un poco complicado si queremos acertar al máximo, ya que respecto a la luz el mayor rendimiento de nuestras plantas se obtiene cuantos más lúmenes reciban éstas. Por lo tanto, hay que tener en cuenta la potencia que queremos usar, numero de lámparas necesarias o nuestras necesidades y como repartir y refractar la luz sobrante para reaprovecharla. Lo primero a tener en cuenta es cuantas lámparas vamos a utilizar, porque la potencia que tengamos contratada influirá en el los W que podamos usar. Con una lámpara de 600W por metro cuadrado es un aporte de luz. A estas alturas el vapor de sodio sigue siendo la estrella para el cultivo, pero tenemos a nuestra disposición la luminaria LEC, una nueva tecnología que nos aporta aproximadamente los mismos lúmenes que ofrece una lámpara de 600W convencional de sodio, pero con un consumo de 315W, estamos hablando de casi la mitad de consumo.
A parte de esto al ser de menor potencia, el calor producido por las bombillas también se reducirá mucho en comparación al sodio y esto nos favorece a conservar más fácilmente la temperatura y humedad del cuarto de cultivo. Otro factor a tener en cuenta al número de lámparas que utilicemos es que cada una de estas utiliza también un balastro, si estos son magnéticos ya sabemos que se calientan mucho y generan calor, es conveniente instalarlos fuera de la sala de cultivo tanto por seguridad, como para reducir todos estos excesos de temperatura. Sin embargo, si usas balastros electrónicos, la intensidad y calidad de la luz mejora, prácticamente no generan calor y arrancan más rápido.

Séptimo paso

Ya prácticamente lo tenemos todo listo, solo nos faltaría rellenar el cuarto de cultivo con las herramientas necesarias que precisemos a mano por el tipo de sistema de cultivo que utilicemos. Me refiero a por ejemplo una malla scrog o unos tutores para cuando vayan creciendo las plantas estas no se deformen o caigan por peso. Un termo-higrómetro también nos será útil para tener visualizadas constantemente la temperatura y humedad del cuarto, una bombilla verde, para que en el caso que se necesite entrar al cuarto a trabajar y éste este en periodo nocturno, podremos hacerlo sin problema y sin alterar el ritmo de nuestras plantas ya que ellas no lo notan y nosotros tenemos una visión suficientemente para ello.
Hay que tener un rincón, mesa o estantería dónde puedas tener todos los productos que utilices para realizar tus caldos de cultivo, insecticidas ya sea para prevención o porqué tengamos mala suerte de agarrar alguna plaga y tengamos que controlarla. Accesorios de riego también por si alguno te fallara y poco más. Con todo esto listo tendríamos ya un cuarto de cultivo más que decente para poder trabajar ya en él y disfrutar de los mejores resultados de nuestros autocultivos.

¿Te ha resultado útil?SINO

Quiza te interese...

Categorias