Blog

Blog de XtremeGrow: El día a día del mundo del autocultivo de marihuana

Plantas madre de Marihuana

Plantas madre de Marihuana

¿Qué son las plantas madre?

Todas las plantas pueden ser clonadas indiferentemente de su edad o estadio de desarrollo. La planta de la cual partimos para obtener clones o esquejes o yemas la denominamos como planta madre de marihuana.

Sin embargo cabe destacar que los mejores resultados se dan en plantas mayores de dos meses de edad.

Los esquejes que se producen de una planta joven son lentos en enraizar y su crecimiento suele ser desigual. Si los esquejes proceden de una planta ya en estadio de floración, enraízan más rápidamente, pero necesitaremos un mes o más para poder cambiar su ciclo nuevamente a vegetativo. Esto puede causar problemas porque los clones revegetados pueden florecer de forma espontanea y posiblemente con algún tipo de estrés y son más propensos a los ataques de plagas y hongos.

Cualquier planta de marihuana puede ser clonada, independientemente si partimos de una semilla, o de un clon, o de un clon de otro clon. Siempre es aconsejable partir de semilla, haciendo una previa selección. Si partimos de un clon, intenta conservar la cepa más antigua para replicar de ésta tus clones. Si los clones son replicas, y éstos los replicamos nuevamente y así una cantidad considerable de veces, podemos sufrir un degradamiento de la genética y podría caer en picado la producción de cantidad y calidad de flores de nuestras plantas.

Los esquejes son replicas exactas de sus madres, pero muchos factores pueden causar un comportamiento diferente al normal o un posible aspecto diferente e incluso su degradamiento genetico. Los malos hábitos en el cultivo, los cambios en los fotoperiodos, o químicos inadecuados etc. pueden ser los factores responsables. Un cuidado pulcro es la mejor garantía para conservar tus apreciadas plantas.

Los cultivadores novatos pueden probar de plantar semillas en un sustrato como es la tierra para hacer sus madres, cabe decir que este sustrato es correcto, pero requiere de cuidados específicos. Debemos seleccionar un tiesto adecuado para albergar una planta madre. Todo dependerá del numero de clones que necesitamos producir y lo grande que queramos hacer nuestra madre, pero debemos pensar que una planta así gasta muchos nutrientes y va a estar mucho tiempo en el mismo tiesto. Deberemos recortar periodicamente las raíces y reponer la tierra desechada con tierra nueva y fresca y rica en nutrientes también.

Muchos clonadores usan la arlita con sistemas hidropónicos para madres y otro usan clonadores aeropónicos, estos sistemas garantizan resultados óptimos y una mayor velocidad de reproducción de nuevas yemas y tallos, pero requiere unos cuidados milimétricos y cualquier fallo puede hacernos perder las plantas por lo que se consideran sistemas para cultivadores avanzados. 

¿Cómo se cuidan las plantas madre?

Las plantas madre sufren periódicamente incidentes traumáticos en sus extremidades, es decir, constantemente cortamos las plantas madre para clonarlas y sufren heridas y estrés. Respetar los tiempos de descanso entre cada recolección de yemas es importante, debemos esperar a que las yemas cortadas cicatricen correctamente para que no coja infecciones. 

Debemos tener cura de nuestras madres, mantendremos en todo momento un sistema radicular sano y abundante, para ello debemos cambiar parte de la tierra de nuestra maceta cada vez que ésta se degrade con el tiempo, cortaremos con un cuchillo de sierra una parte del taco que conforman tierra y raíces. Remplazaremos lo extraído por tierra nueva y regaremos con una mezcla de agua con estimulador de enraizamiento.

No debemos sobrefertilizar nunca a las plantas madre porqué si las quemamos podemos frenar la producción de yemas nuevas.

Podemos controlar el numero de clones si colocamos una iluminación adecuada, las bombillas de bajo consumo suelen ser correctas para mantener las madres en un lento crecimiento, suficiente para auto-abastecernos.

Los cultivadores avanzados mantienen sus madres con luces de HPS de entre 400 w y 600 w y colocan entre 4 y 6 madres grandes por metro pudiendo generar hasta 400 esquejes por lampara.

Tienes que adaptar el espacio de cultivo a tus necesidades y no olvides escoger adecuadamente la iluminación que necesitas, una bombilla más potente de lo necesario hará que tus plantas crezcan muy rápidamente y se descontrolará la producción de yemas. Sin embargo una iluminación insuficiente, hará que el proceso de crecimiento de las madres sea lento y débil.

Las plantas madre son más propensas a la infección de hongos ya que son plantas viejas y que no se renuevan con normalidad, añade una buena ventilación a parte de algún preventivo fungicida y/o insecticida como el GHE Mineral Mágic, Própolix o Neemazal.

¿Te ha resultado útil?SINO

Quiza te interese...

Categorias